Vicaría de Pastoral - La Vicaría de Pastoral

 

La Vicaría episcopal de Pastoral es el organismo del Obispo que, en su nombre y con su autoridad, promueve, anima y coordina la acción pastoral global en su Diócesis.

Es el instrumento a través del cual el Obispo discierne la problemática y da respuestas pastorales, con sus directrices y determinaciones a la vida pastoral de la Iglesia que le ha sido confiada.

Al frente de esta vicaría está el Vicario episcopal de Pastoral quien, como todo vicario episcopal, está íntimamente ligado a la persona del Obispo diocesano.

Dependen directamente del vicario episcopal de pastoral las comisiones diocesanas con sus vocalías y secciones, el centro diocesano de pastoral, que deben apoyarse y coordinarse recíprocamente, en todo lo que atañe al bien común y general de nuestra Iglesia diocesana.

Para que la Vicaría de Pastoral pueda realizar su función de manera efectiva se requiere la integración de un Equipo diocesano de pastoral que dé cauce a los acuerdos tomados, que trabaje los proyectos que se vayan presentando y cuide se cumplan las funciones señaladas.

Es necesario que el Vicario episcopal de Pastoral cuente con el auxilio de un Secretario ejecutivo dentro de la Vicaría de Pastoral.

Funciones del Vicario de Pastoral

Como presencia vicaria del Obispo en el campo de la pastoral, toca al vicario episcopal de pastoral promover, animar y coordinar las tareas comunes de pastoral en la diócesis y ofrecerle los apoyos adecuados.

Ejerce esa potestad ejecutiva ordinaria del Obispo Diocesano presidiendo el Consejo diocesano de pastoral: organismo estable que hace efectivo el adecuado proceso para la realización de las determinaciones expresadas en el Plan Diocesano de Pastoral, y que activa la pastoral de conjunto, coordinando los organismos que inciden más directamente en las acciones evangelizadoras, en los diversos niveles de la diócesis.

Detallemos su función:

1. Promover la pastoral integral y orgánica:

1.1 Recoger la realidad diocesana y analizarla pastoralmente;

1.2 Detectar los vacíos de nuestra pastoral en los diferentes niveles, ambientes y servicios: agentes de pastoral, estructuras, tareas fundamentales, recursos, destinatarios prioritarios;

1.3 Proponer caminos para responder a los vacíos concretos detectados en los diferentes niveles, ambientes y servicios pastorales.

2. Animar la pastoral en la diócesis:

2.1 Mantener informado al obispo sobre la realidad pastoral y los requerimientos importantes que ésta va exigiendo;

2.2 Asegurar la información pastoral oportuna en los diferentes niveles y responsabilidades pastorales;

2.3 Cuidar y programar la capacitación específica de los responsables de las diferentes instancias y servicios pastorales;

2.4 Implementar y fortalecer el proceso pastoral con las orientaciones que va dando el magisterio y con las aportaciones de acontecimientos eclesiales supradiocesanos;

2.5 Vigilar que no falten los recursos necesarios y estímulos adecuados a los responsables de las instancias y servicios pastorales.

3. Coordinar la acción pastoral pide:

3.1 Vigilar que todas las instancias y servicios diocesanos de pastoral realicen fielmente su encomienda apoyando, directa o indirectamente, la misión de la parroquia;

3.2 Instrumentar la aplicación del plan diocesano de pastoral con la programación anual en las diferentes instancias y organismos de pastoral;

3.3 Realizar encuentros periódicos con los coordinadores de comisiones y asesores para asegurar los criterios comunes, propiciar la interrelación y apoyo mutuo;

3.4 Buscar caminos para promover la unidad de criterios y la complementación en los diferentes centros e instituciones de formación pastoral;

3.5 Preparar la realización de las jornadas o asambleas diocesanas de pastoral, en coordinación con los vicarios episcopales.

En conclusión, las principales tareas que debe realizar, bajo la dirección del Obispo:

a) Hacer que la Diócesis cuente con los planes y programas necesarios para las actividades pastorales, así como promover su ejecución y evaluación, con el acompañamiento y la asesoría que preste a las distintas instancias territoriales, mediante la participación de los respectivos Secretariados y Comisiones diocesanos.

b) Orientar y coordinar a los Secretariados y Comisiones de su área, la Vicaría de Pastoral, para que la acción de éstos responda a las necesidades pastorales de la Arquidiócesis y que sus servicios sean verdaderamente eficaces.

c) Organizar, con la comisión eclesial mandada por los Estatutos respectivos, las Asambleas Diocesanas y apoyar el funcionamiento del Consejo Pastoral.

 

Las comisiones diocesanas de pastoral

La Vicaría episcopal de Pastoral normalmente realiza su cometido ordinario y permanente a través de las comisiones, y de otro tipo de organismos, transitorios o permanentes, por medio de los cuales sale al encuentro de las necesidades que le reclaman los más diversos campos de la vida pastoral de nuestra diócesis, principalmente el apoyo a las parroquias y a los movimientos laicales.

Las comisiones diocesanas son estructuras creadas para dar respuesta a problemas específicos más allá de cualquier circunscripción territorial. Mediante estos organismos el Obispo cuida que los aspectos fundamentales de la acción pastoral, especialmente el profético, el litúrgico y el social, no falten, crezcan y se fortalezcan.

Las diversas comisiones tienen como presupuesto común algunos criterios:

- Tener un conocimiento claro de la realidad y discernirla a la luz del Evangelio.

- Promover una evangelización que libere y transforme íntegramente al hombre.

- Suscitar y acompañar procesos más que acciones aisladas.

Tarea de todas las comisiones es asumir el Plan diocesano aprobado por el obispo, para que así, desde un objetivo común y definido, se prevea y programe el propio trabajo específico (SD, 57).

Prioridad de toda comisión es proporcionar capacitación apropiada a los agentes de pastoral "conforme a la eclesiología del Vaticano II y Magisterio posterior" (SD 57).

Otra de sus encomiendas es llegar efectivamente con su apoyo, orientación y acompañamiento hasta la comunidad más alejada, por geografía o mentalidad. Finalmente, todas ellas han de buscar el trabajo orgánico y de conjunto, tanto hacia el interior como hacia el exterior, para lograr una mayor eficacia (SD, 55.57).

La actitud de comunión, la actitud de servicio y la actitud misionera, han de quedar de manifiesto en todas las actividades e iniciativas de las comisiones, instituidas por el obispo para estimular las tareas fundamentales a lo largo y ancho de la diócesis (DP, 1302-1305).

 

 

El Equipo diocesano de Pastoral (IV PDP I, nn 657-661).

Identidad: Es el grupo básico de trabajo y coordinación, conformado con miembros del mismo consejo, creado para potenciar la eficacia del mismo. Su coordinación está a cargo del vicario de pastoral.

Integrantes: El Vicario de pastoral, el secretario del Consejo Diocesano de Pastoral, el secretario de la oficina de pastoral, los vicarios de las áreas de: Comunión, Triple Ministerio, Tareas Diversificadas y Agentes de Pastoral, así como las personas que se considere necesario invitar para cumplir mejor sus funciones.

Funciones

a. Preparar y coordinar las reuniones ordinarias y extraordinarias del Consejo Diocesano de Pastoral.

b. Preparar y coordinar las Asambleas Diocesanas de Pastoral, ordinarias y extraordinarias.

c. Asesorar adecuadamente las Asambleas Decanales y Parroquiales cuando éstas tengan lugar.

 

El Consejo diocesano de pastoral (IV PDP I, 643-656).

Identidad: Es el equipo que asesora al obispo en las actividades pastorales. En él se hallan representados todos los decanatos de la diócesis (c. 512, 2). Es un mecanismo de comunión y participación para estudiar y valorar lo que se refiere a las actividades pastorales de la diócesis, y sugerir conclusiones sobre ellas (c. 511). Se reúne cuatro veces al año y es presidido por el obispo.

Integrantes: El obispo diocesano, el vicario de pastoral, el vocero diocesano, el prefecto de pastoral del Seminario diocesano, el rector de la Catedral y la reunión plenaria, con representantes de las siguientes áreas:

a. Área de comunión: el presidente de decanos, los diez decanos con los secretarios(as) de los consejos decanales respectivos.

b. Área del triple ministerio: el coordinador de esta área, los asesores de las comisiones de pastoral profética, litúrgica y social, así como sus respectivos secretarios(as).

c. Área de tareas diversificadas: el coordinador de esta área, el asesor de las comisiones de pastoral familiar, pastoral de adolescentes y jóvenes, y pastoral de la cultura, así como los secretarios(as) de las mismas.

d. Área de agentes de pastoral: el vicario de esta área, el asesor de la formación integral del presbiterio, el asesor de la pastoral de vocaciones consagradas, el asesor de la comisión de laicos y el vicario de vida consagrada, así como sus respectivos secretarios(as).

Además de los integrantes antes mencionados, eventualmente se podrá invitar, como integrantes extraordinarios, a las personas que se juzgue necesario, según los asuntos a tratar.

Funciones

a. Ofrecer al obispo y al vicario de pastoral elementos para impulsar las diversas áreas de pastoral, en todos los niveles, mediante el estudio y la reflexión.

b. Impulsar y acompañar la ejecución del Plan Diocesano de Pastoral, recogiendo el sentir del pueblo y buscando caminos para la consecución del objetivo.

c. Asumir la misión evangelizadora en los distintos niveles, en coordinación eficaz con los demás mecanismos de comunión y participación (Equipos y Asambleas).

d. Discernir y evaluar las programaciones a nivel diocesano en ambiente de corresponsabilidad.

e. Sugerir conclusiones prácticas que ayuden a conformar con el Evangelio la vida y actividad de la diócesis.

f. Representar al pueblo de Dios en esta instancia de discernimiento.

g. Fomentar la formación permanente de los agentes, en la pedagogía experiencial, participativa y transformadora.

 

La asamblea diocesana de pastoral (IV PDP I, nn 662-667).

Identidad

Es la reunión plenaria eclesial del pueblo de Dios en el nivel de Iglesia que llamamos diócesis, presidida y convocada por el obispo.

Es una realización efectiva de la comunión, participación y corresponsabilidad de todos los miembros de la Iglesia diocesana en su acción evangelizadora.

Aunque es transitoria, es indispensable para oír la voz de las diferentes comunidades que conforman la diócesis.

En la asamblea se expresa en forma objetiva y clara el rostro y la vida de la Iglesia diocesana.

No puede reunirse con frecuencia porque necesitan varios días para sus deliberaciones. Para que una propuesta acordada en la asamblea tenga pleno valor en toda la diócesis, es necesario que el obispo la apruebe y la promulgue.

Integrantes

El obispo diocesano; todos los miembros del Consejo Diocesano de Pastoral; todos los sacerdotes (diocesanos, religiosos y extradiocesanos) que trabajan en la diócesis; representantes de religiosos no sacerdotes y de religiosas; seminaristas teólogos y filósofos diocesanos; dos laicos por comunidad parroquial; los miembros de las áreas, comisiones y vocalías que aparecen en nuestro organigrama, así como algunos representantes del pueblo de Dios que se considere conveniente invitar a este evento.

Funciones

a. Hacer aportes para la programación y evaluación anual de la acción pastoral diocesana. Tener una visión de conjunto de toda la pastoral diocesana en sus áreas, comisiones y vocalías. Cuidar la continuidad de la acción pastoral.

b. Fortalecer el sentido de Iglesia en los distintos niveles. Buscar caminos nuevos y fortalecer el proceso de una pastoral orgánica. Informar, corregir, animar y apoyar la marcha del Plan Diocesano de Pastoral para impulsar la evangelización en los niveles diocesano, decanal y parroquial.

c. Ser voz de las diferentes comunidades que exprese la vida cristiana de la diócesis y el anhelo de conformar la vida y las actividades pastorales al Evangelio. Trabajar temas específicos que busquen la renovación de mentalidad y criterios; y una mejor organización pastoral.

d. Garantizar la representación, participación y corresponsabilidad de todos los agentes de pastoral de la diócesis.

 

 

LA PASTORAL

 

La tarea pastoral

Jesús es el buen pastor que da la vida por sus ovejas. A todos los agentes de pastoral los anima el amor de caridad del buen pastor, hasta dar la vida por el pueblo. La Iglesia naciente recibió de Jesús la encomienda de evangelizar, y apoyada en la promesa de su presencia y asistencia, comenzó a proclamar el Evangelio con la fuerza del Espíritu Santo.

«Evangelio», Buena Noticia, es la presencia de Jesús, su actuar, sus acciones. Es el Reino de Dios: Dios que actúa y se acerca a nosotros originando un nuevo estilo de vida y de relaciones. Con la presencia de Jesús inicia una nueva realidad. La Iglesia se renueva evangelizando.

La dinámica del proceso evangelizador es: testimonio cristiano, diálogo y presencia de la caridad, anuncio del Evangelio y llamada a la conversión, catecumenado e iniciación cristiana, formación de comunidad cristiana, mediante los sacramentos, con sus ministerios (AG6). Este es el dinamismo de la implantación y edificación de la Iglesia.

La pastoral es la forma histórica como la Iglesia actualiza en cada época la revelación de Dios, interpretando sus caminos y mostrando la manera de seguirlos.

Nuestra Iglesia particular participa de esta misión. Movida por el Espíritu Santo, anuncia y difunde el Evangelio, originando procesos y creando estructuras: el Plan de Pastoral.

 

Dimensiones de la pastoral

Cristo es profeta, sacerdote y rey, por su función de enseñar, santificar y guiar. La Iglesia, continuación histórica de Cristo, tiene esa misma función de maestra, santificadora y conductora. De ahí nace su triple ministerio en todos sus niveles: pastoral profética, pastoral litúrgica y pastoral social. Esta es la pastoral funcional.

Esa acción debe llegar a todas las personas. De ahí nacen los destinatarios o interlocutores preferenciales (familias, adolescentes y jóvenes, mundo de la cultura…). Esta es la pastoral sectorial. Y también debe llegar a todas las comunidades distribuidas en los territorios geográficos (sectores parroquiales, parroquias, decanatos). Esta es la pastoral territorial.

Amar al pueblo significa salir de los propios esquemas mentales, entenderlo, ponerse en su lugar, aceptarlo como es, defenderlo, donarse sin medida ni regateos, orar por él como Moisés en el monte, sacrificarse por él como Jesús en la Cruz, ponerse a su lado y caminar con él, participar de sus gozos, tristezas y angustias, tener creatividad, revelar el amor en palabras y gestos, capaces de suscitar una respuesta.

 

 

LA PASTORAL PLANIFICADA

 

Se trata de buscar, trazar y seguir como comunidad el «sendero de la vida» (Sal 16,11) que construye el Espíritu Santo. Toda senda implica tres elementos: un punto de llegada o estado deseado; un punto de partida o estado actual; y un camino para llegar del estado actual al estado deseado, o proceso.

Se trata de discernir por dónde quiere Dios llevarnos como Diócesis, en este momento histórico concreto, y elaborar un programa de acción capaz de hacer marchar nuestra Iglesia particular desde su situación real hasta su situación ideal.

Es un proceso dinámico en tres etapas: el ideal de Iglesia que deseamos construir es la tesis; la realidad que vivimos en nuestras comunidades es la antítesis; la programación de las grandes etapas del camino a seguir es la síntesis.

Su meta es la salvación. Nuestro problema está en cómo llegar: qué pasos dar, de qué forma concreta colaborar en la realización del plan de Dios en estas circunstancias concretas. Es lo que desea el Plan de Pastoral.

 

Proceso de planificación pastoral

La pastoral es a la vez: memoria con relación al pasado; desafío con relación al presente; proyecto con relación al futuro; y actualización en cuanto siempre está renovándose. Esas cuatro dimensiones se concretan en el proceso de planificación, guiándonos hacia la meta final.

  1. a)La pastoral como memoria

La pastoral de hoy sabe que es parte de un largo camino recorrido por muchas generaciones de creyentes, de comunidades, de agentes. Ha recibido como herencia una riqueza de sabiduría, de experiencia, de valores, de criterios, aun de errores, una tradición viva, un patrimonio por reconocer, actualizar y al cual ser fiel.

Se concretiza en el Marco referencial, el cual comprende el marco histórico, el marco de realidad social, el marco eclesial, y el marco doctrinal.

  1. b)La pastoral como desafío

La pastoral es una exigencia de afrontar los desafíos recíprocos del momento presente. No puede deslizarse hacia modas momentáneas, respuestas coyunturales, activismo en eventos inconexos, atractivos pero pasajeros. Es desafiante y desafiada para ser agente de cambio significativo. Tiene la suficiente clarividencia, audacia y fortaleza para entregar el Mensaje íntegro de Jesús, evitando el conformismo y las componendas.

Mediante un discernimiento pastoral comunitario y participativo, la Iglesia, atenta a los movimientos de la historia y las aspiraciones de la gente, ofrece respuestas a lo que espera, evitando desilusiones, mediocridad o incompetencia. El punto más crítico de todas las decisiones del Plan está en el diagnóstico pastoral, que conlleva la posibilidad de acertar o equivocarse en el señalamiento de las necesidades de evangelización que atenderá el Plan. Se organiza señalando las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas.

Abarca, además del diagnóstico, la definición de las opciones y líneas prioritarias.

  1. c)La pastoral como proyecto

Soñando un futuro, señalamos juntos los pasos para irlo haciendo realidad. La pastoral tiene un proyecto definido de hombre, de sociedad, de cultura, de Iglesia, que pretende edificar, según el designio amoroso y liberador del Señor. Un mundo nuevo, una nueva humanidad, una historia renovada. Este futuro de la historia es el espacio de esperanza que construye pacientemente la fraternidad y la justicia, la verdad y la libertad. No sucumbimos ante la tentación de vivir en un mundo delirante que ocupa la mente pero paraliza la acción. Es el Marco operativo, y comprende la definición conjunta de: objetivos, criterios de acción, diseño en el tiempo (curso de acción) y organización (organigrama y manual de funciones).

d) La pastoral como actualización

La realidad cambiante hace que los planes de pastoral deban ser flexibles, para responder a las nuevas situaciones. Así que hay una parte que se va actualizando periódicamente, por ejemplo, cada año: los programas, calendario, presupuestos y evaluaciones.

 

 

NUESTRO MANUAL DE FUNCIONES

 

La Iglesia es un sacramento: en sus estructuras visibles manifiesta y hace operativa su misión sobrenatural y salvífica. Las estructuras participan, pues, por analogía con la Encarnación, de su poder salvador: facilitan, expresan, y hacen eficaz su función. Tener nuevas estructuras es darle un rostro nuevo a nuestra Iglesia particular.

La Diócesis ha ido definiendo su organigrama, en el cual aparecen todos los aspectos que se trabajan, se ha ido perfeccionando, porque cambian las situaciones y hay necesidad de adecuarlo, a fin de que las estructuras favorezcan la realización de los planes. Nuestra Iglesia no es un sistema cerrado, sino abierto, que vive y se identifica por el intercambio y comunicación entre los diversos elementos que la componen.

Tiene tres grandes unidades:

Área pastoral: Cuerpo de coordinación y colaboración orgánica entre Comisiones afines, para realizar sus tareas en colaboración y apoyo solidario, como una red de equipos.

Comisión: Organismo que presta apoyo a la Diócesis con un servicio especializado en un campo determinado de la pastoral, respondiendo a necesidades concretas mediante la atención a todas sus dimensiones a través de las Vocalías.

Vocalías: Personas o equipos responsables de cada una de las dimensiones del trabajo pastoral de una Comisión. Su autoridad depende de su integración en la Comisión.

 

 

1. ÁREA DE COMUNIÓN

 

Representativos de las distintas zonas geográfico-humanas de la Diócesis, en su tarea de integrarlos como una comunidad. Modelan la mística comunitaria que anima y vigoriza los niveles de Iglesia como sujetos de la acción pastoral, a través de sus mecanismos de comunión y participación.

 

Decanato: Conjunto de parroquias que reúnen situaciones y problemas humanos, sociales y pastorales comunes, y viven como una unidad en la comunión diocesana, compartiendo reflexión, servicios, experiencias y recursos pastorales, en orden a una evangelización más eficaz. Es el nivel de Iglesia intermedio entre las parroquias y la diócesis, el más apto para lograr la marcha común de las parroquias de una región, y lazo de unión entre esas parroquias y todas las demás de la diócesis, y entre esas parroquias y las estructuras diocesanas.

Parroquia: Comunidad de comunidades y movimientos, organizada como familia cristiana en un territorio, para animar y orientar la comunión, participación y misión, que constituye el nivel de Iglesia más cercano a las personas. Se organiza en Sectores parroquiales, para acercar los servicios de Iglesia a las personas y permitirles vivir una experiencia de comunidad.

Cuasi parroquia: Parroquia en proceso de formación y autonomía; ejerce ciertas funciones de parroquia, y tiene los elementos principales necesarios, pero falta definir aún algunas estructuras, o su infraestructura y sus programas.

Vicaría fija o Zona pastoral: Comunidad foránea o sector semiurbano que tiene un sacerdote de planta para su atención pastoral, con la finalidad de crear un proceso de comunidad que vaya haciendo proceso de parroquia o cuasi parroquia; las más antiguas funcionan como cuasi parroquias, pero no alcanza el número de habitantes o no cuentan con sus estructuras.

Rectoría o Capellanía: damos indistintamente este nombre a una iglesia no parroquial con atención de un sacerdote (aunque no corresponde a lo que dice el derecho).

 

Vicario Foráneo: Sacerdote colocado por el Obispo al frente de un Decanato, para acompañar la vida de los presbíteros, y para animar y coordinar la acción pastoral y los agentes de ese nivel. Se ejerce por dos personas:

- El Decano: Hermano mayor de los sacerdotes del decanato; ejerce ciertas funciones de vicario episcopal territorial con relación a los sacerdotes y la administración de las comunidades.

- El Vicario Decanal de Pastoral: Animador del proceso pastoral del Decanato, atendiendo a sus agentes, organismos y comunidades.

 

Presidente de Vicarios Foráneos:

Coordinador del equipo de los Decanos y Vicarios Decanales de Pastoral para animar el área de comunión e impulsar la pastoral territorial; dirige a los Decanos directamente. Miembro del Consejo Presbiteral.

 

Coordinador de Vicarios Decanales de Pastoral:

Dirige directamente a los Vicarios Decanales de Pastoral, aunque dentro del mismo equipo de Vicarios Foráneos. Miembro del Equipo diocesano de pastoral.

 

Equipo de secretarios decanales:

Grupo de cristianos laicos elegidos por el decano y su equipo pastoral de entre los agentes de pastoral de su territorio, para ejercer las funciones de registro, relación, intercomunicación, información y auxiliar de coordinación pastoral en el decanato, en lo que se refiere al Plan de Pastoral, como brazo derecho del decano. Es miembro por oficio del equipo y consejo decanales de pastoral, y del Consejo diocesano de pastoral.

 

Vocalías

Promotor de la espiritualidad de comunión

Formación de decanos y decanatos

Solidaridad inter decanal

Impulsor de los mecanismos de comunión y participación

Coordinación de niveles de Iglesia

Servicios episcopales y diocesanos

Comisiones decanales

Promotor de las pequeñas comunidades eclesiales

Control de programas y manuales

 

Mecanismos de Comunión y Participación: Organismos representativos de los sectores geográficos y humanos y de las actividades pastorales en un determinado Nivel de Iglesia, para la animación, coordinación, intercambio y ayuda pastoral, impulsando el proceso diocesano de pastoral de acuerdo a líneas comunes.

Equipo de Pastoral: Pequeño grupo de trabajo y coordinación, creado para potenciar la eficacia del Consejo de Pastoral correspondiente, formado por miembros representativos del mismo Consejo, que se responsabiliza de animarla y organizar sus actividades, tomando las decisiones pertinentes, y con el responsable de ese nivel de Iglesia.

Consejo de Pastoral: Equipo técnico con cierta permanencia que asesora al responsable de ese nivel de Iglesia en las actividades pastorales, en el cual se hallan representadas las distintas regiones, condiciones sociales, profesionales y apostolados de toda la comunidad, formado sobre todo por laicos. Es un mecanismo de comunión y participación para estudiar y valorar el proceso de pastoral y sugerir conclusiones.

Asamblea de Pastoral: Reunión plenaria eclesial del pueblo de Dios en ese nivel de Iglesia, en la cual se realiza efectivamente la comunión, participación y corresponsabilidad de todos los miembros de la Iglesia en la acción evangelizadora.

 

 

2. ÁREA DEL TRIPLE MINISTERIO

 

Grupo de Comisiones que se responsabilizan de orientar y coordinar las tareas fundamentales que constituyen la misión de Cristo y deben estar presentes en toda comunidad y grupo eclesial, pues son las mediaciones o funciones vitales de la Iglesia en cuanto es prolongación de Cristo en el mundo.

 

2.1 COMISION DE PASTORAL PROFÉTICA

 

Coordina las acciones pastorales de anuncio de la Buena Nueva de Jesucristo, los procesos de profundización en la fe, los servicios de iluminación doctrinal a las realidades de las demás Comisiones.

 

Catequesis de adultos:

Dinamiza los espacios de catequesis de adultos, creando procesos, formando agentes, proporcionando subsidios, realizando encuentros, apoyando las pequeñas comunidades eclesiales de los sectores.

 

Catequesis infantil

Anima y coordina el proceso dinámico, gradual y permanente, personal y comunitario, de la formación en la fe en las etapas de la infancia, marcadas por los sacramentos de la Iniciación cristiana.

 

Catequesis pre sacramental

Impulsar el anuncio de Jesucristo en la preparación de los sacramentos, para suscitar actitudes de fe y conversión que permitan renovar personalmente los sacramentos recibidos y se dispongan a acompañar a los sujetos del sacramento por recibir.

 

Catequesis especial

Atender el amplio mundo de la discapacidad física y mental, ofreciendo experiencias de formación en la fe adecuadas a su condición.

 

Formación de catequistas

Ofrecer itinerarios diversos y medios de formación a los agentes de pastoral profética, y compartirlos con los demás agentes.

 

Pastoral bíblica

Propicia una pastoral sustentada y vigorizada por la Sagrada Escritura, ofreciendo Biblias, proporcionando medios de acercamiento, reflexión y lectura orante.

 

Pastoral de misiones ad gentes

Promueve la animación, espiritualidad y cooperación misionera, y coordina las experiencias de misión fuera de la Diócesis.

 

Elaboración de materiales

Subsidia a las vocalías de la Comisión y a las demás Comisiones mediante la creación y adaptación de instrumentos que permitan que la Palabra de Dios entregada por la Iglesia sea alimento que nutra el discipulado y la misión de los grupos cristianos y las comunidades.

 

Doctrina de la Fe.

Orienta sobre doctrinas y costumbres de acuerdo a la fe cristiana católica, difunde la fe de la Iglesia, examina y juzga publicaciones y programas para dar el nihil obstat y se entiende de los delitos contra la fe.

 

2.2 COMISIÓN DE PASTORAL LITÚRGICA

 

Anima, asesora e integra en la pastoral de conjunto las acciones pastorales que se refieren a la santificación y la celebración de la fe, como servicio a las comunidades y comisiones, de acuerdo a la renovación litúrgica del Concilio Vaticano II.

 

Animación litúrgica

Coordina y asesora la animación y organización de las celebraciones (antes, durante y después), para darles vida y fomentar la participación plena, consciente y activa.

 

Ministerios litúrgicos

Ofrece programas y subsidios de formación para los agentes de pastoral litúrgica, sobre todo en los servicios litúrgicos: comentador, proclamador de la Palabra, servidor del altar, servicio de acogida y ofrenda, ministros extraordinarios de la Comunión, celebradores de la Palabra.

 

Música litúrgica:

Coordina y orienta la acción de los agentes de la música y el canto en las celebraciones (coros, compositores, músicos y escuelas musicales) y anima las acciones pastorales para que sean un servicio ministerial al misterio celebrado.

 

Arte litúrgico y bienes culturales:

Promueve la formación de un arte digno al servicio de la celebración, la conservación del patrimonio artístico religioso y la asesoría teológico litúrgica de todos los agentes del arte sacro.

 

Piedad popular y Santuarios:

Acompaña y evangeliza el mundo de la piedad popular, procurar medios de atención espiritual y humana a los peregrinos que acuden a nuestros santuarios, y enlaces entre los santuarios.

 

Causas de los Santos

Promueve la imitación de los modelos de santidad, despierta el sentido del llamado universal a la santidad en los diversos campos de la vida, se encarga de la investigación, sensibilización y etapa diocesana de las Causas de los Santos, y de su recuerdo y celebración.

 

2.3 COMISIÓN DE PASTORAL SOCIAL

 

Promueve la dimensión social de la evangelización, en cuanto a la sensibilización, promoción humana y asistencia social, e ilumina las acciones pastorales de compromiso y servicio social de los organismos de inspiración cristiana.

 

Formación social:

Difunde la Doctrina Social de la Iglesia al interior de las distintas áreas de la pastoral mediante medios diversificados.

 

Caridad organizada:

Anima, promueve y coordina el testimonio de caridad cristiana de toda la comunidad, y acompaña las acciones y organismos de asistencia social, para buscar su coordinación y una respuesta más eficaz a las necesidades reales, haciéndolos protagonistas de su desarrollo, y crear una estilo de compartir.

 

Pastoral de la Solidaridad:

Asesora los grupos de promoción humana y desarrollo integral de la persona y la comunidad nacidos de la solidaridad, para infundir y mantener su inspiración en los valores del Evangelio.

 

Derechos humanos:

Manifiesta el interés de la Iglesia por la promoción y defensa de los derechos humanos arraigados en la naturaleza de la persona y de la sociedad, con espíritu cristiano.

 

Pastoral de migrantes:

Promueve la atención pastoral a los migrantes, mediante orie4ntaciones, contactos, intercambios y otras acciones dirigidas a los que se van y a los que llegan.

 

Pastoral penitenciaria:

Ofrece un conjunto de acciones testimoniales y de evangelización a favor de quienes se encuentran privados de su libertad, sus familias y el personal de las cárceles.

 

 

3. ÁREA DE TAREAS DIVERSIFICADAS

 

Grupo de Comisiones que atienden a las necesidades y situaciones de los diferentes interlocutores de la evangelización, con acciones que buscan promoverlos, capacitarlos y acompañarlos en determinado campo pastoral.

 

3.1 COMISIÓN DE PASTORAL FAMILIAR

 

Anima, dinamiza y coordina la atención pastoral al mundo familiar y su problemática compleja, para que la familia sea un nivel de Iglesia, como una prioridad diocesana a la cual colaboran las Comisiones y comunidades.

 

Acompañamiento a matrimonios:

Buscan los caminos para llegan a todas las familias y ofrecerles orientación, respuesta a sus inquietudes, y un sistema de evangelización integral, de acuerdo al desarrollo de la familia y a las etapas de las parejas de casados.

 

Atención a familias en situaciones irregulares:

Impulsa estructuras de atención integral a madres adolescentes y solteras, viudas y viudos, niños o ancianos desamparados, familias en crisis, parejas en unión libre, casados sólo al civil, divorciados o separados, divorciados vueltos a casar o en adulterio, uniones consensuales homosexuales, violencia familiar, etc.

 

Catequesis pre matrimonial:

Renovar la preparación remota, próxima e inmediata al matrimonio, desde la vida familiar, los grupos juveniles y los servicios parroquiales como itinerarios de fe.

 

Servicio a la vida:

Promueve el aprecio a la vida humana como don de Dios y su defensa contra las formas de ataque, atendiendo a las personas y ofreciendo orientación sobre planificación natural de la familia y otros aspectos éticos.

 

Bioética:

Ofrecer respuestas éticas y criterios morales claros, actuales y seguros, frente a los adelantos técnicos y problemas suscitados en el campo de la vida humana, interesando al personal de salud, a universitarios, a las personas implicadas y a los agentes de pastoral.

 

GAMs orientados a la familia:

Coordina e integra en la pastoral orgánica a los movimientos que trabajan a favor del matrimonio y la familia: MFC (Movimiento Familiar Cristiano) y Encuentros conyugales; Encuentros Matrimoniales; MIRA (Matrimonios integrados y reconciliados en el amor de Cristo); MOB; Escuelas de Padres; Esposas cristianas; Círculos de Novios; Grupo Naím.

 

3.2 COMISIÓN PASTORAL DE ADOLESCENTES Y JÓVENES

 

Anima, asesora y coordina la atención pastoral de los adolescentes y jóvenes de nuestra diócesis, acompañando y subsidiando los equipos, programas, procesos y movimientos de los decanatos y comunidades, buscando integración, procesos lineales, protagonismo de grupo y formación de líderes.

 

Pastoral juvenil:

Impulsa la atención de los jóvenes, mediante organización de eventos de convocación orientados a integración de grupos de profundización y maduración, con una mística común y un mismo objetivo, para un servicio a la comunidad.

 

Pastoral de adolescentes:

Ofrece itinerarios de acompañamiento en la etapa de la adolescencia y forma líderes cristianos de acuerdo a sus características.

 

Pastoral universitaria

Favorece el diálogo entre ciencia y fe y ofrece medios de orientación y evangelización en el período de formación en los centros superiores de estudio, para prepararlos a que sean profesionistas íntegros.

 

Pastoral vocacional

Anima la promoción de jóvenes y adultos en orden a su opción vocacional en general, para que las comunidades sean semilleros de evangelizadores, y ofrecer medios de desarrollo vocacional para quienes han optado por el matrimonio o la vida célibe secular.

 

Jóvenes en situaciones críticas:

Busca caminos de atención a jóvenes marginados, con problemas o vicios, o de las tribus urbanas, con una mística cristiana, sobre todo a través de contactos personales, proceso de grupos, acciones de convocación, sensibilización, evangelización, y formación redes de ayuda solidaria, que los haga sujetos de su propio desarrollo y superación.

 

GAMs orientados a jóvenes:

Coordinación e intercambio entre los movimientos que atienden a los jóvenes: JVC (Jornadas de vida cristiana): ACJM (Asociación católica de la juventud mexicana) y JCFM (Juventud católica femenina mexicana); Pascuas juveniles; Búsqueda…

 

GAMs orientados a adolescentes:

Coordinación e intercambio entre los movimientos que atienden a los adolescentes: Pascuas de adolescentes; Pandillas cristianas de amistad; ACAN (Acción católica de niños y adolescentes); Cruxadas…

 

3.3 COMISIÓN DE PASTORAL PARA LA CULTURA

 

Comunica los valores evangélicos de manera positiva y propositiva, en diálogo con la cultura actual, para formar interlocutores sociales que den testimonio y con un lenguaje nuevo formen opinión en los distintos campos de la cultura (ciencia y tecnología, investigación especializada, arte, productores de información, sistemas de comunicación, centros culturales, moda, intelectuales, líderes comunitarios, etc.).

 

Comunicación evangelizadora:

Propicia un acercamiento a la cultura mediática y orienta para la utilización de los medios de comunicación social en la evangelización, el acompañamiento a los agentes que dirigen o impulsan distintos medios, despertar sentido crítico frente a los mensajes de los medios masivos y su influjo en las masas, y crea un centro de información diocesano con banco de materiales a disposición de todos.

 

Pastoral educativa:

Anima, evangeliza e infunde mística cristiana en los agentes y medios de educación, tanto formal como informal, tanto de colegios como de instituciones públicas de gestión estatal o federal, de acuerdo al proyecto educativo en México.

 

Pastoral urbana:

Promueve la sensibilización y sugiere respuestas humanizadoras al fenómeno urbano, ofreciendo sentido, propiciando comunión y participación, facilitando personalización y buscando nuevas formas de evangelización eficaz.

 

Servidores públicos, Empresarios y Profesionistas

En base a una sana laicidad, reconociendo el servicio a la misma comunidad humana, de acuerdo a los principios éticos de su naturaleza humana e identidad cristiana, buscan juntos el bien común y la evangelización del mundo de la gestión política y social.

 

Pastoral Campesina:

Anima, impulsa y coordina la evangelización de las comunidades campesinas de nuestra Diócesis, con el protagonismo de los mismos campesinos, respondiendo a sus necesidades, buscando que cada comunidad se constituya como nivel de Iglesia integrado en su comunidad parroquial.

 

Consejo de Laicos (Proyecto)

Organismo consultivo de representación laical convocado por el Obispo, integrado por laicos de diferentes sectores de los ámbitos eclesial y social, constituido como un órgano de encuentro, reflexión, comunicación y diálogo, para reactivar la unidad y la pluralidad en la Iglesia.Promueve el surgimiento de un laicado maduro y consciente de su vocación y misión en el mundo, en orden al seguimiento de Jesucristo, a la constitución de comunidades cristianas, a la transformación del mundo desde los valores del Evangelio, y la interlocución y entendimiento con los Pastores.

 

3.4 COMISIÓN DE PASTORAL DE LA SALUD

 

Colabora con el personal sanitario en la lucha por la salud, promoviendo estilos de vida sana, acompañando a los que sufren enfermedad en cualquiera de sus manifestaciones de ruptura, sensibilizando y despertando solidaridad y medios de superación, e integrando grupos de colaboración, evangelización y apoyo para las diversas situaciones, con espíritu cristiano. Ofrece servicios de atención psicológica, psiquiátrica, legal, nutricional y espiritual a personasprincipalmente de escasos recursos, con el apoyo de profesionales voluntarios.

 

Atención a enfermos y centros sanitarios:

Servicio integral a enfermos y ancianos, como presencia del Buen Samaritano, involucrando a la familia, al personal sanitario, y buscando caminos de prevención y acompañamiento.

 

Mundo de la discapacidad:

Sensibilización social, atención a los diversos sectores, e integración de los discapacitados en la sociedad y en la pastoral de la Iglesia.

 

Salud mental y espiritual:

Atención integral desde la fe a personas que viven situaciones de ruptura con su entorno por problemas emocionales, de relación social, de asunción deficiente de conflictos. Hacer presente la liberación de Jesús para las personas que se ven aquejadas por influencias malignas, ofreciendo un acompañamiento de acuerdo a las directrices de la Iglesia.

 

Situaciones críticas:

Evangelización del mundo de marginación social con toda su problemática (drogadicción, alcoholismo, prostitución, homosexualidad, delincuencia), creando solidaridad en la búsqueda colectiva del cambio personal y social, y ofreciendo una mística a las actividades.

 

Asilos y Orfanatos:

Evangelización integral de las comunidades formadas en torno a los centros de trabajo con ancianos y huérfanos.

 

Agentes y formación:

Atención a los organismos que atienden los diferentes campos, para asesoría espiritual, capacitación y mística común.

 

 

4. ÁREA DE AGENTES DE PASTORAL

 

Grupo de Comisiones que se entienden de la promoción, formación integral y adecuado relevo de los varios agentes de pastoral, miembros de la Iglesia que desempeñan funciones específicas en orden a incrementar el Reino de Dios dentro de la organización eclesial de la Diócesis.

 

4.1 COMISIÓN DE PASTORAL DEL CLERO

 

Promueve y acompaña el proyecto de atención integral a los presbíteros y diáconos; anima y coordina el proceso de formación por etapas, buscando la realización de las personas y un mejor servicio encarnado y transformador a las comunidades.

 

Dimensión humana:

Ofrece promoción, estímulo y atención a las necesidades humanas de los sacerdotes para mejorar la salud física y mental, las condiciones de vida y vivienda, economía, madurez afectiva-emocional, la vivencia concreta de los valores humanos etc.

 

Dimensión espiritual:

Estimula, apoya y asesora la formación y maduración espiritual: fomentar el progreso en la santificación; anima la oración diaria, organiza los retiros y las tandas de ejercicios espirituales, las celebraciones del presbiterio en fechas significativas, ofrece subsidios para otros retiros, proporciona medios para la capacitación y dirección espiritual (encuentros, talleres o cursos de espiritualidad, etc).

 

Dimensión intelectual.

Da estímulo, apoyo en la formación y maduración intelectual de los presbíteros: Fomenta y favorece el estudio personal, programa los encuentros de estudio decanales y diocesanos, asesora y organiza cursos, talleres, conferencias, revistas, bibliografía y demás medios para profundizar en las ciencias humanas y teológicas.

 

Dimensión pastoral:

Estimula y favorece la maduración en la caridad pastoral y el espíritu misionero, mediante encuentros y talleres que favorezcan la proyección pastoral, y ubicación de párrocos y vicarios en su función, o de asesores pastorales.

 

Comunicación con los decanatos:

Promueve y dinamiza el proyecto de la Comisión y de la programación anual en los Decanatos.

 

Formación permanente:

Conocer el plan de formación permanente, reflexionar, planear y coordinar los temas de estudio semanal, y organizar los encuentros generacionales para cada etapa por edades, para responder a las necesidades específicas que permitan la plena vivencia de su sacerdocio teniendo en cuenta sus posibilidades y riesgos.

 

Solidaridad sacerdotal:

Promueve mecanismos de ayuda mutua y generosidad en lo económico, coordinando, favoreciendo el control y manteniendo el espíritu de las mutuales: FASS, CCYASS, San Rafael y Casa del Sacerdote.

 

Atención a sacerdotes con problemas:

Busca medios de acercamiento, escucha, atención profesional, revisión de vida, acompañamiento y reintegración a favor de los sacerdotes en crisis. (Proyecto Betania).

 

Pastoral del Seminario

Programa el acompañamiento de los seminaristas en sus apostolados, coordina las actividades del seminario con proyección a las comunidades y acciones de las Comisiones, y apoya los procesos pastorales de la diócesis.

 

 

4.2 VICARÍA DE LA VIDA CONSAGRADA

 

Vicario episcopal de Vida consagrada: Sacerdote que en representación del Obispo se encarga de todos los asuntos relacionados con las comunidades religiosas, de animar e impulsar el fervor de su vida espiritual y su proyección apostólica de acuerdo con los propios carismas y dentro del plan diocesano de pastoral, en beneficio de las comunidades donde trabajan.

Consejo de Religiosos y Religiosas: Organismo representativo de las Comunidades religiosas de la Diócesis, que ayuda al Vicario de Vida consagrada a cumplir su misión.

 

Vocalías:

Espiritualidad:

Promueve medios que ayuden a ser un fuerte testimonio de seguimiento radical de Cristo en el mundo post moderno.

 

Formación permanente:

Propicia la difusión de documentos y literatura referente a la vida consagrada, el intercambio del patrimonio cultural y espiritual de cada comunidad, y medios para la actualización teológica y pastoral.

 

Inserción pastoral:

Canaliza los diversos carismas hacia la nueva evangelización, integra sus actividades en la pastoral orgánica de la Diócesis, impulsa su participación en la comunidad cristiana, propicia el acercamiento entre los diferentes agentes, y resuelve los conflictos pastorales.

 

Solidaridad:

Promueve mecanismos de ayuda mutua y generosidad en lo económico, coordinando, ampliando cobertura, favoreciendo el control y manteniendo el espíritu de los organismos que tengan las comunidades.

 

Atención a monasterios

Comunidades de personas que se consagran a Dios mediante los votos de pobreza, castidad y obediencia, apartados completamente del mundo, en el silencio de la soledad, dedicando su vida a la oración asidua y a la penitencia de forma que buscan ser una constante alabanza a Dios y una intercesión por la salvación del mundo. Al ser hombres dedicados a la oración, a la contemplación y al sacrificio mediante sus obras de penitencia y el mismo testimonio de su vivir cotidiano, son signos elocuentes de un amor a Dios que intercede constantemente en favor de los hombres.

 

Atención a institutos seculares y misioneros

Los institutos seculares (CIC 714) están formados por individuos que viven en el mundo, hacen los tres votos de pobreza, castidad y obediencia y se dedican a las obras de apostolado indicadas por el propio instituto. Pueden vivir en familia, tener una profesión laical, pero están consagrados a Dios mediante los votos. Su misión es muy peculiar, pues viviendo como cualquier otra persona del mundo, deben impregnar todas sus actividades de una gran caridad cristiana, imitando a Cristo en todo momento. Su testimonio de vida cristiana debe ayudar a todos los hombres a ordenar las realidades temporales hacia Dios y a penetrar el mundo con la fuerza del Evangelio.

 

Institutos de vida religiosa:

Forma más conocida dentro de la vida consagrada en la Iglesia católica, canónicamente erigidos por la Iglesia. Se distingue por la profesión pública de los consejos evangélicos; la vida fraterna llevada en común; una regla o forma de vida estable y por el testimonio dado de la unión de Cristo y de la Iglesia de acuerdo al carisma promovido por el fundador. Buscan el seguimiento más cercano y radical de Cristo, eligiendo para sí mismos la misma vida que siguió Jesucristo, por lo tanto se comprometen a vivir como Cristo vivió: en pobreza, castidad y obediencia, mediante un vínculo estable que se llama voto. En la vida fraterna en comunidad manifiestan el amor de Jesucristo a todos los hombres. Llevan a cabo sus principales actividades de su vida en común (oración, trabajo apostólico, comidas y tiempos de recreo y descanso).

 

Atención a varones consagrados

 

Atención a institutos y congregaciones de mujeres consagradas

 

Pastoral diversificada: educación, caridad, actividades pastorales, intercesión.

 

 

4.3 COMISIÓN DE PASTORAL DE LAICOS ORGANIZADOS

 

Impulsa la evangelización de los laicos y desde los laicos, en sus actividades, organizaciones y sectores, como signo de su discipulado cristiano en la comunión del pueblo de Dios y como canal de diálogo con los pastores, integrando su trabajo en el plan de pastoral.

 

Formación integral del laicado:

Asesora y subsidia las estructuras e itinerarios de formación integral y de capacitación específica de los agentes que existan en los diferentes niveles de Iglesia y en los organismos pastorales, de acuerdo a un proyecto global de formación en la Diócesis.

 

Promoción de ministerios laicales

Despierta en los laicos su sentido de pertenencia a la Iglesia, y de su vocación a santificar las realidades temporales desde dentro, acompaña a los laicos católicos que trabajan en los distintos campos de la economía, la cultura, la política y la gestión social, para que puedan desempeñar un servicio especializado en la comunidad y reconocido por los Pastores de la Iglesia.

 

Foro de organismos laicales eclesiales (OLEs) o de GAMs (Grupos, asociaciones y movimientos).

Organismo representativo de las agrupaciones laicales eclesiales de la Diócesis, para sostener y acrecentar los dones, carismas y ministerios de los cristianos laicos organizados e integrarlos como fuerza de evangelización al servicio de la pastoral diocesana.

Asociaciones: Conjuntos de personas que comparten fines y compromisos establecidos en Estatutos que determinan con precisión su naturaleza, autoridad, derechos y obligaciones para la vivencia de una determinada espiritualidad y la ejecución de determinadas obras, sobre todo de piedad. Hay algunos tradicionales, y otras modernas: Adoración Nocturna Mexicana, Orden Franciscana Seglar, Orden Seglar del Carmelo Descalzo, Archi-Hermandad de las Cofradías de Nuestra Señora del Refugio, Vela Perpetua del Santísimo Sacramento, Apostolado de la Oración, Sociedades de San José, Cofradía del Sagrado Corazón y del Rosario Perpetuo, Juventudes Marianas (Hijas de María), Talleres de oración y vida; Llama de Amor, Divina Misericordia, Divina Voluntad…

Grupos: Agrupaciones laicales más independientes en cuanto a su configuración, fines, estructuras y actividades, por lo cual tendencialmente se diferencian unos de otros. Los agrupa una doctrina, una figura o un valor idénticos. Los compone un número restringido de personas; con relaciones frecuentes cara a cara, y profundos sentimientos de solidaridad y adhesión a valores comunes que constituyen una cultura de grupo. Tienen como finalidad la promoción humana, la asistencia social y la formación para el servicio al pueblo y la renovación de la sociedad: Conferencias de San Vicente, Voluntariados de Cáritas; Asociación Nacional de Obreros Guadalupanos; Caballeros de Colón (Colombinas de María, Escuderos de Colón, Damas Isabelinas); Agrupación de Esposas Cristianas; Grupo Naím; grupos catequísticos y misioneros o de adolescentes y jóvenes; ANSPAC, Asociaciones de Padres de Familia, Amigos del Seminario, Cooperativas, Mutuales, Grupos de Billings, Empresarios Católicos, Cortes de honor, círculos bíblicos y grupos de Lectio divina, grupos de AA…

Movimientos: Conjuntos de personas que se mueven en una dirección como corriente de opinión, dinamismo, fuerza de comunión y participación, para difundir determinados valores y responder a determinados problemas, como fermento en la masa, para dinamizar la vida de la Iglesia y poner a toda la comunidad en movimiento. Se reconocen en una experiencia común, que tiende a forjar una espiritualidad peculiar muy definida; tienen un lenguaje común y constituyen una especie de hermandad; lo más importante es la fuerza que generan, más que agrupaciones bien definidas: Acción Católica (UCM, UFCM, JCFM, ACJM, ACAN); Cursillos de Cristiandad; Renovación Cristiana en el Espíritu Santo; Jornadas de Vida Cristiana; Encuentros Matrimoniales; Movimiento Familiar Cristiano y Encuentros Conyugales; Barrios Unidos en Cristo; Pandillas Cristianas de Amistad; Pascuas; Legión de María; Camino Neocatecumenal; Escuela de la Cruz; Obras misionales pontificio-episcopales; Comunidades de Vida (Congregaciones Marianas); MMC o Encuentros Misioneros…